English
El contenido comienza aquí

Cada rostro cuenta una historia

Estas historias personales de acusados y sobrevivientes del manejo ebrio son un recordatorio crucial de la importancia de siempre usar transporte sobrio.

La historia DWI de Andres

Lo que comenzó con una fiesta con amigos antes del partido de fútbol, terminó con Andres en la cárcel por manejar ebrio. Su DWI le trajo vergüenza, un gran sentido de culpabilidad y más de $10,000 en multas y cuotas.

La historia DWI de Guillermo

Una noche de fiesta con amigos se convirtió en una pesadilla para Guillermo. La decisión que tomó de beber y conducir le costó su relación, su trabajo, su licencia de conducir y le provocó una letanía de emociones y responsabilidades. Todo esto porque conducía bajo los efectos del alcohol.

La historia de Analicia

Un viaje desde la iglesia dominical se volvió trágico cuando un conductor ebrio atropelló a la familia de Analicia, mató a su madre y puso a Analicia en el hospital durante una semana. Ella solo tenía 4 años.

La historia de Chilli

En una tarde cálida de un sábado de julio, una niñita de 7 años, Xitclalli Vásquez, a quien su familia y amigos llaman Chilli, iba de camino al salón de belleza del centro comercial para un recorte y una manicura. Ella quería lucir bella para su cumpleaños que sería en tres días. Un conductor borracho en una camioneta pick-up robada iba a exceso de velocidad en contra del tránsito en una transitada calle de Fort Worth y chocó de frente con el carro en el que iba Chilli. Ahora sus padres, hermano y hermanas ayudan a cuidarla.

Ve más videos en nuestra página de YouTube.